April 9, 2018

June 13, 2017

June 13, 2017

January 24, 2017

May 1, 2016

March 13, 2016

January 25, 2016

Please reload

Entradas recientes

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Entradas destacadas

Acunados por la Luna.

Nacer y morir, a veces, van de la mano.

Es una realidad que no gusta. Que hace mirar para otro lado. Que eriza la piel del alma.

Una realidad que azota a 1 de cada 4 embarazos.

Un número demasiado significativo para que le neguemos la mirada.

Un tabú difícil de romper.

 

Que los bebés también se mueren es algo que pocos saben y todos callan.

Un dolor demasiado profundo para las vidas ajetreadas.

Solo el valor del amor hace que el silencio se rompa y resurja la voz de los que nos quedamos mudos cuando vino la muerte.

 

No estábamos preparados, pero aún así, nos armamos de valor y nos enfrentamos a ella.

Luchamos como si no hubiera mañana y vencimos. Volvimos a flote. Emprendimos de nuevo la vida. Con un futuro nuevo y un pasado envuelto entre nubes de algodón.

 

Los grandes amores, jamás se olvidan. Ocupan un lugar privilegiado en el mundo del corazón.

Cada bebé, por pequeño que sea, brilla con luz propia y su llama permanecerá viva mientras alguien le recuerde.

Y les recordaremos siempre.

Porque son los responsables de que nuestros ojos, ahora, sepan apreciar cada instante de aliento en la vida.

Son los que nos empujan a viajar ligeros de equipaje.

Son los que nos catapultan hacia la verdadera esencia del amor.

Nuestros hijos son como un gran tesoro que está a buen recaudo en un rinconcito del alma y al que muy pocos pueden llegar.

 

Cuando el dolor por la muerte llega, es como si una maldición acampara en tu ser.

Cuando el dolor se va, tienes la sensación de ser una versión mejorada de ti mismo.

Si estás en duelo, confía en ti. Tienes la fuerza suficiente para sobrellevar la pena que dejó tu bebé. Podrás con ella. Te lo prometo.

Te acompañará hasta que poco a poco se haga borrosa, cambie de forma y mute en sonrisas, agradecimiento y amor, mucho amor.

 

 

Mientras tanto, nos toca mirar al cielo, distinguir las estrellas y soñar a nuestros hijos mientras son, eternamente, acunados por la Luna.

 

Please reload

Síguenos

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Buscar por tags